• En la casi totalidad de los países de nuestro planeta, y América Latina no es la excepción, se advierte un aumento progresivo y constante de la población urbana. Este incremento supone un desafío para los gestores urbanos: resulta clave armonizar el desarrollo y la innovación con la agenda medioambiental. De este modo, nos acercaremos a un modelo de conglomerados urbanos que brinden un nivel de confort colectivo adecuado sin descuidar el espacio que habitamos.
  • Una de las consecuencias de la existencia de centros urbanos cada vez más poblados es la demanda creciente de viviendas que tengan las comodidades suficientes para garantizar la vida de quienes las habiten, pero a la vez compatibilizar esas necesidades con las urgencias medioambientales.
  • El siguiente artículo de Haiman El Troudi invita a reflexionar sobre un fenómeno que supone un desafío medioambiental, social, político, económico y cultural que exige respuestas concretas.